Y EL ÓSCAR A LA MEJOR PELÍCULA DEPORTIVA ES PARA…

Estamos en vísperas de la entrega número 91 del Óscar y les deseamos éxito a Alfonso Cuarón y a todos los nominados por la película Roma,entreellos Yalitza Aparicio como mejor actriz. Su triunfo, de concretarse, será un triunfo de todos los mexicanos; de hecho, ya lo es al estar en ese selecto grupo de la élite del cine mundial.

Esta fiesta de la cinematografía nos sirve para recordar una de esas cintas que giran alrededor del deporte y que, a mi parecer, está injustamente olvidada. Se trata de Running, filme de 1979 estelarizado por Michael Douglas y dirigido por Steven Hilliard Stern. En él se cuenta la historia de Michael Andropolis, un maratonista que busca competir en los Juegos Olímpicos de Montreal 76. Sin embargo, el protagonista pasa por una serie de altibajos en su vida personal, profesional y deportiva: está en proceso de divorcio, ha dejado truncas dos carreras universitarias, lo han despedido de infinidad de empleos y, como atleta, parece autocomplotearse cada vez que está ante la oportunidad de alcanzar el éxito.

No obstante, llega el momento en que Andropolis se decide a dedicarse a lo que realmente lo apasiona sin importar lo que los demás piensen: correr. La forma en que el protagonista se entrega a lo que en verdad ama contagia al espectador: incluso se va corriendo al trabajo para entrenar y aprovechar cada metro de su recorrido. A su paso vemos hermosas panorámicas de la ciudad y es inevitable, ambientados con una gran banda sonora, imaginarse a uno mismo corriendo por esas calles sintiéndose más ligero zancada a zancada.

Tras diversas dificultades y con cierta dosis de suerte, Michael consigue clasificar para representar a Estados Unidos en los Olímpicos en la prueba de la maratón. Poco a poco su vida parece resolverse hasta llegar a la prueba crucial, al momento que había esperado toda su vida… Pero no les contaré el final: los dejaré disfrutar la experiencia por ustedes mismos y conmoverse con una cinta que nos regala una gran lección de vida.

Pueden encontrar esta película en internet y conocer una historia de motivación no sólo para los que amamos el deporte, en especial las carreras de fondo, sino para la vida en el sentido más amplio. Distintas disciplinas deportivas han sido inspiración para el séptimo arte a través de los años y la eficacia de éste para llegar al corazón del público es enorme. El cine constituye un vehículo poderosísimo para motivar a las personas, y qué mejor que sea en beneficio de la práctica del deporte.

Para dejarlos picados, les comento que en esta película ocurre algo que desearíamos sucediera en la vida real: ¡un mexicano sube al podio en el maratón! De qué metal es su medalla se los dejo de tarea. Esperemos que esto pase en un futuro no tan lejano y, mientras tanto, si Roma y Yalitza se llevan el Óscar este domingo 24 de febrero… ¡vamos a festejar al Ángel! Hasta la próxima.


Jose Alejandro Carro Sanchez

Apasionado del deporte y la literatura. Relato historias de la relación de ambos con la cultura general.

2 comentarios sobre «Y EL ÓSCAR A LA MEJOR PELÍCULA DEPORTIVA ES PARA…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

myo deporte

GRATIS
VER