Tras haber logrado el triunfo de 3-0 ante Estados Unidos, la selección mexicana de futbol, logró tener un partido perfecto, pocos errores y una contundencia brutal; al concluir el enfrentamiento entre ambos, los dos combinados naciones se dirigieron a sus respectivos hoteles, a la mañana siguiente se determinó que aquellos jugadores que tuvieron acción ante Estados Unidos, y los que no, disfrutaran de una tarde libre, obviamente después de realizar sus actividades en el entrenamiento del día.

Dichos jugadores decidieron irse a un bar, la razón, pasar un rato amigable entre compañeros, y por qué no, tomarse unas helodias. Guillermo Ochoa, Héctor Herrera, entre otros eran los involucrados en dicha diversión. Llegaría el día martes y México se enfrentaría ante Argentina; el saldo lo sabemos, humillante derrota del cuadro azteca por 0-4. El partido mostró a una albiceleste (Argentina), jugando al contragolpe y al cuadro azteca jugando con mucho miedo, ante la bestia que tenían enfrente.

México cometió muchos errores infantiles, erró pases lógicos y sencillos; bueno eso lo argumento, cómo futbolista frustrado, debido a que nunca pude jugar al futbol, de manera profesional, ante esa situación, me convertí en un disque experto crítico, nótese el sarcasmo entre líneas. El haber perdido el invicto, después de 10 partidos bajo el mando de Gerardo Martino; muchos medios de comunicación empezaron a cuestionar la falta (indisciplina) de los jugadores, creyendo que les afectó, pero realmente hemos escuchamos la autocrítica por parte de Martino, y no escuchamos la tradicional inefable .

A mi manera de ver, creo que no fue así, por qué los jugadores tuvieron dos días más de entrenamiento, después de la “Famosa Fiesta”, preguntándole a un médico, me manifestó que el funcionamiento de los jugadores no se debió a esa tarde ajetreada; sino a una carencia de preparación. Al escuchar dicha acotación por parte del galeno. Puedo llegar a la conclusión que fue una derrota en conjunto, es decir, que fallaron los jugadores, el entrenador, las instrucciones de los diversos entrenadores que se encuentran en la preparación del partido

¿Cuántas veces hemos visto noticias sobre éste tema (Fiesta de jugadores)? No hay partido de futbol o competencia deportiva, dónde los seleccionados nacionales, han comprometido la imagen de la Selección Nacional. Sólo que está última vez, la fiesta no tuvo nada que ver con el resultado ante Argentina, y ninguna falta de disciplina.

Chicharito Hernández hablo en su momento de una de las fiestas de la selección mexicana

Miguel Layun también publico un video donde aclara el tema de una nueva fiesta. Muchos usuarios realizaron diferentes pruebas de su presencia en la fiesta

Puede que exista un código de discreción y complicidad entre los jugadores. Estos escándalos no son únicos en los futbolistas, en otros sectores también ocurren. Tal vez juzgados a los deportistas por ser imágenes publicas que representan parte de la cultura de un país, lo que no consideramos a menudo es que, ellos son personas con deseos, senimientos y libertad en su vida.

Escuchando la canción “El destino”, compuesta por Alberto Aguilera Valadez, “Juan Gabriel” e interpretada por Carlos Rivera y Natalia Jiménez, los dejo y nos leemos en la próxima De Zurda.


Alberto Espinosa

Periodista, fanatico de contar historias que generan interaccion De zurda en la cancha y con la redaccion @TeamFINDEN
Alberto Espinosa

Alberto Espinosa

Periodista, fanatico de contar historias que generan interaccion De zurda en la cancha y con la redaccion @TeamFINDEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Menu