Las disciplinas deportivas, al tener como base el movimiento del cuerpo, conllevan una estética, una belleza que a veces pasa desapercibida debido a la velocidad con la que se desarrollan sus acciones, pero, si prestamos atención a la dinámica y plasticidad de los atletas en acción, redescubriremos esa virtud en sus diferentes lances y ejecuciones.

Una oportunidad de apreciar esa belleza del deporte es la pintura, que tantas veces ha tomado el movimiento de los atletas como inspiración. Esta vez quiero hablarles de la obra de un pintor mexicano que, además de disfrutar su arte, es también un apasionado de la actividad física: Dante Carro (1969).

Este artista radicado en Querétaro es creador del Taller de Pintura y Arte Libre D’Carro Arte. En sus obras predominan la alegría, el optimismo, la calidez, el humor, el disfrute de los placeres de la vida, lo que se refleja en el colorido de sus pinturas, en un estilo desenfadado, alejado de la pintura clásica que la mayoría reconoce pero no por ello menos bello.
Las pinturas de Dante incluyen ballenas, peces y perros; también aparece, por supuesto, la mujer, musa por excelencia de artistas de todas las épocas, y es en su figura donde se aprecia ese desenfado y goce de vivir que transmiten los cuadros: en ellos aparecen chicas tomando el sol, con lentes oscuros, bebiendo vino, leyendo, en un pícnic, incluso alguna con brackets (¿se imaginan a la “Mona Lisa” con ellos?), y, por supuesto, también hay desnudos.

En mayo de 2019, Dante formó parte de la exposición colectiva “Almanaque Deportivo”, donde diversos artistas pintaron a algún atleta mexicano destacado. Su contribución fue un retrato de Dora Elia García (1954), ex deportista paralímpica que participó en diversas competencias internacionales, multimedallista en disciplinas como carrera de relevos y lanzamiento de disco, peso y jabalina. La pintura que le hizo Dante se titula “349”, en referencia al número que Dora Elia utilizó en una competencia de lanzamiento de jabalina donde resultó ganadora.
Dante también tiene cuadros dedicados al ciclismo, deporte que practica.

En ellos refleja esa pasión y gusto que siente por su arte y la bicicleta. En uno de ellos vemos a una chica en plena rodada que muestra en su sonrisa el goce por esa disciplina; además, su combinación de colores transmite la dinámica de ese deporte y hace que el espectador se llene de energía al mirarla. En otra de esas pinturas, “La meta”, vemos a dos ciclistas acercarse al punto culminante de su recorrido.

La fiesta brava también está presente con el cuadro “4:30”, donde vemos a cuatro toreros dando la vuelta al ruedo desde la perspectiva de las tribunas, por lo que apreciamos la algarabía del público previo a la corrida, otra muestra de esa emoción que el artista transmite en su obra.

Pueden encontrar el trabajo de este pintor en las cuentas de Facebook e Instagram de D’Carro Arte y disfrutar de la visión optimista y colorida de Dante, un artista que realiza su obra con la misma pasión con la que recorre la distancia en bicicleta porque sabe perfectamente que arte y deporte no son opuestos sino, como queda demostrado en sus cuadros, complementarios.

Si quieres estar mas relacionado con arte, literatura, te invitamos a leer y escuchar. Siguenos en Spotify (los aficionados.mx)

https://open.spotify.com/episode/6ZGyaXSSSiQs082gZKXYmH


Jose Alejandro Carro Sanchez

Apasionado del deporte y la literatura. Relato historias de la relación de ambos con la cultura general.
Jose Alejandro Carro Sanchez

Jose Alejandro Carro Sanchez

Apasionado del deporte y la literatura. Relato historias de la relación de ambos con la cultura general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Menu