De la cancha al idioma: las frases deportivas 2

deporte es cultura

Continuamos con el recuento de frases que el lenguaje deportivo ha aportado al idioma español. En la anterior entrega vimos que disciplinas como el futbol, el box y el beisbol, con su enorme popularidad entre los aficionados, nos han legado expresiones que se utilizan en diversas situaciones de la vida cotidiana.

Te dejamos el link de la primera nota de http://www.losaficionados.mx/de-la-cancha-al-idioma-las-frases-deportivas/

Otro tanto podemos afirmar de un deporte tan popular y seguido en México como la lucha libre. Por ejemplo, cuando realizamos una actividad en la que estaremos ocupados por un largo periodo, o incluso en una parranda con los cuates, se dice que será una labor de dos a tres caídas sin límite de tiempo. Asimismo, ante cualquier lance imprevisto en el que alguna persona arriesga el físico (como cuando los niños juegan en el parque), se habla de que se aventó de la tercera cuerda. Y, ante una apuesta entre amigos por algún asunto en particular, se hace la analogía con una lucha de máscara contra cabellera.

Si hablamos de la siempre polémica fiesta brava, encontramos expresiones como, en el caso del toro, buscar la querencia de las tablas, es decir, buscar un refugio o tregua ante situaciones complicadas. También tenemos la frase “quedar para el arrastre”, que hace referencia al retiro del animal muerto y aplica cuando una persona queda fatigada debido a una ardua labor. Frente a un asunto cuya solución aún no se encuentra pero es necesario afrontar de alguna manera, se habla de capotear el problema. Si cumplimos con una tarea específica y, además, logramos que sea de una forma destacada, nos llevamos orejas y rabo. Asimismo, se da la puntilla a alguien o algo que se deseaba eliminar por representar un obstáculo a nuestros objetivos.

gimnasta 10 katelyn ohashi

Existen otras expresiones salidas de disciplinas deportivas variadas: así, un golpe o sujeción sobre una persona que provoca su caída se convierte en una tacleada de futbol americano; una determinada acción puede ser merecedora de un 10 perfecto como el de la gimnasia; una elección con un margen de votos muy reducido entre el ganador y el segundo lugar puede tener un final de fotografía como en el atletismo; cuando la vida nos cierra las salidas a nuestros problemas, nos pone en jaque como en el ajedrez; y todos queremos alcanzar la meta o llegar a la cima, como en el automovilismo y el alpinismo.

Como vemos, el deporte, al ser una de las actividades humanas más practicadas alrededor del mundo, ha permeado en muchos ámbitos de la vida, y la lengua es uno de ellos. Las frases que he mencionado en esta y la anterior columnas son sólo algunos ejemplos y, por supuesto, no son las únicas: los invito a ustedes a elaborar su propio recuento, pues, sin duda, hallarán muchas otras. La huella que las distintas disciplinas deportivas han dejado en el idioma español es diversa y profunda. Éste es un ejemplo más de que el deporte también es cultura.

Hasta la próxima.


Jose Alejandro Carro Sanchez

Apasionado del deporte y la literatura. Relato historias de la relación de ambos con la cultura general.

Deja un comentario