“Como un mariscal de campo”: un cuento de futbol

Generalmente, los grandes futbolistas, las estrellas deslumbrantes, llevan una vida que, además de estar llena de hazañas deportivas que emocionan a las multitudes, muchos imaginan repleta de lujos, comodidades y privilegios que trae consigo la fama. Para ejemplificar esto baste mencionar las dos grandes figuras del balompié mundial de la actualidad, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, a quienes muchas veces vemos no sólo brillando en las canchas, sino también disfrutando de la condición de “semidioses” que su talento les da en alguna playa exclusiva o departiendo con alguna modelo internacional.

Pero ¿qué pasa cuando la época de fama y gloria termina? ¿Qué sucede con esos héroes cuando sus capacidades declinan y llegan inevitablemente al retiro? ¿Qué ocurre con ellos cuando la gente los olvida?

Una muestra de ello es lo que nos ofrece el cuento Como un mariscal de campo, del escritor y periodista español Juan Jesús Armas Marcelo, que nos relata la vida de Rafael Mujica, personaje real que militó en el Atlético de Madrid en los años 40 pero que surgió del Unión Deportiva Las Palmas, escuadra de la isla de Gran Canaria. El autor nos muestra a un Mujica ya retirado que vive casi en la indigencia y refugiado en el cigarro y el alcohol al tiempo que parece rememorar sus viejas glorias.

El narrador evoca la carrera de este futbolista y su propia infancia, cuando su tío lo llevaba al estadio Fedora a verlo jugar. La Unión Deportiva (la UD, como Armas llama al equipo) está siempre al borde del descenso, y los jugadores “viejos”, los que habían salido de Las Palmas para triunfar en otras escuadras y luego regresar en la etapa final de su carrera, eran los que salvaban al equipo y el prestigio del futbol isleño, un futbol pausado, cerebral, ajedrecístico, que asombraba a toda España.

A Rafael Mujica le toca la transición de este futbol reposado a uno más veloz justo cuando se da su pase a los Colchoneros. Al negarse a abandonar el estilo del balompié isleño, Mujica es cuestionado por la prensa madrileña, que le demanda correr, dejar la piel en la cancha, a lo que él responde que el futbol es más un juego de cerebro que de piernas. Es la bola la que debe correr, no el jugador, afirma. Pero lo cierto es que ese cambio en el estilo de juego significará el fin de la carrera de la otrora estrella.

No obstante, Mujica, de vuelta en la UD, tiene una última revancha, y es precisamente ante los Colchoneros. El narrador rememora la tarde en que su tío Manolo lo lleva al Fedora a presenciar ese encuentro decisivo: si el Atlético gana, se coronará campeón de España y, de paso, mandará a Las Palmas a la segunda división.

Este cuento resulta muy interesante porque aborda la figura del futbolista olvidado, a la exestrella caída en desgracia, en decadencia física y moral, al jugador derrotado por la vida pero al que unos pocos siguen admirando en el recuerdo, y lo pueden encontrar en el libro Cuentos de futbol 2, compilado por Jorge Valdano.

“Rafael Mujica es el mejor mediocampista del mundo… cuando quiere”, le dice el tío Manolo a su sobrino. ¿Cuántos casos así no conocemos en el futbol nacional e internacional?

Si asi lo prefieres, puesdes escucharlo en el podcast puesto a tu disposición en Spotify.com


Jose Alejandro Carro Sanchez

Apasionado del deporte y la literatura. Relato historias de la relación de ambos con la cultura general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

myo deporte

GRATIS
VER